Historia

Durante las décadas de 1960 y 1970 hubo una ola de migración desde España y América Latina hacia Australia. A su llegada, los migrantes se enfrentaron al desafío de una nueva forma de vida. Para sobrevivir en Australia, era necesario aprender todos los aspectos de la nueva cultura: idioma, sistema legal y nuevas formas de hacer las cosas. La experiencia de migrar a un nuevo país y estar lejos del propio país puede ser extremadamente abrumadora y tener efectos psicológicos.

 

Fue precisamente durante este momento difícil que no se tomaron en consideración las necesidades especiales de los migrantes y, por lo tanto, no se dispuso de servicios para ayudarlos en el proceso de asentamiento en un nuevo país y cultura. Sin embargo, con el tiempo, se estableció el Consejo del Buen Vecino. Esta pequeña organización, dirigida por voluntarios, ayudó a los recién llegados ofreciéndoles apoyo y comunicándose con ellos en español. La falta de servicios disponibles para este grupo de migrantes se hizo evidente y provocó la intervención de los trabajadores sociales. Poco después, estos trabajadores sociales (en conjunto con el Consejo del Buen Barrio) organizaron un seminario para profesores, trabajadores de la salud y personas de la comunidad. En este seminario, los participantes coincidieron en que era necesario formar una organización específicamente para la comunidad de habla hispana. Dicha organización incluiría a todas las personas de habla hispana, independientemente de su nacionalidad, religión o creencias políticas. Así es como surgió NSW SLASA.

 

La primera oficina de NSW SLASA abrió el 5 de noviembre de 1979 en Burwood. Desde entonces, la organización se ha mantenido como una organización comunitaria independiente y continúa brindando servicios gratuitos para la comunidad de habla hispana independientemente de su nacionalidad o participación dentro de la organización.